Bitácoras

Nacionalizar el pasado

Manuel Vicens Vices

 

Recuérdame

Mis hijos volvieron al colegio la semana pasada. Y hubo un momento. Uno que solo yo noté. Los niños que estaban en nuestra parada de autobús se peleaban por entrar, lanzándose por el pasillo para encontrar un sitio; mi hijo y mi hija fueron los últimos en subir las escaleras.

Muerte y resurrección de un libro

 

El infierno para un libro ya no es acabar calcinado por el lanzallamas de un bombero censor, como en Fahrenheit 451, de Ray Bradbury. No. La condena de una novela que no se vende llega tras descansar en un tanatorio y vagar como un alma en pena.

Campo de retamas

Lo más sospechoso de las soluciones es que se las encuentra siempre que se quiere.

La verdad de la patria son los himnos: todos son canciones de guerra.

No sé porque la palabra oscurantismo suena tan peyorativa; a oscurantista me apuntaba yo ahora mismo la mar de contento.

Tartamudeos y Quijotes

Páginas

Subscribe to RSS: blogs