Bitácora de maestresala

Voces nuevas


Antonio Porchia

 

Has venido a este mundo que no entiende
nada sin palabras, casi sin palabras.

 

Dios le ha dado mucho al hombre;
pero el hombre quisiera algo del hombre.

 

La tierra tiene lo que tú levantas de la tierra.
Nada más tiene.

 

Me ves cuando me tocas: cuando no debieras verme.

 

La cruz que brilla

La digitalización de Eros

Las posibilidades ilimitadas de la búsqueda del amor, en la era digital, están provocando el enfriamiento y la racionalización de la pasión. Eros perece en la comparación ilimitada y sin fin de egos digitales, fríos y simétricos.

El sueño americano y Stephen King

La nieve aún envuelve Maine como un gran abrazo maternal. A diferencia de en Nueva York, donde el sucio caos la corrompe deprisa, convirtiéndola en barro, la nieve en Maine parece estar cómoda: descansa tendida sobre los tejados de las casas victorianas y se desprende a puñados, en leves crujidos, desde el ramaje de los árboles.

Agonía de Luis Alvarez Petreña

Adiós...

“Dibujo lo que me parece que está en ese momento de relevancia. Y si no lo está por lo menos a mí me lo parece”. Antonio Fraguas de Pablo, conocido con el nombre de Forges, ha reflejado como pocos la sociedad española en el último medio siglo. Esta madrugada ha fallecido a los 76 años víctima de un cáncer de páncreas dejando un inmenso legado.

La actualidad del aforismo

El ensayo ha caído en los infernales brazos del reportaje político o en los suburbios de la baja filosofía social. En cuanto a la novela, como consta en las mismas declaraciones de sus autores, es una clasificación literaria que nadie desea recibir en su canon tradicional. Toda esta literatura parece pervertida en la hibridación y en su probable decaimiento.

Filosofar siempre ha sido un acto subversivo

Desde hace al menos 2.600 años, los seres humanos se interrogan sobre sí mismos y sobre el universo, reflexionan sobre las cuestiones existenciales, sobre los problemas que nos atañen.

Sin embargo en los últimos tiempos la filosofía está de capa caída, arrinconada cada vez más en los planes de estudios, tachada injustamente de inservible e improductiva.

Philip K. Dick y los falsos humanos

 

Esta no es la distopía que se nos prometió. No estamos aprendiendo a amar al Gran Hermano, que vive, si es que vive, en un grupo de granjas de servidores, refrigerado por tecnologías respetuosas con el medio ambiente. Tampoco hemos sido arrullados por Soma y la programación cerebral subliminal en una nebulosa aquiescencia a las jerarquías sociales dominantes.

Muchas cosas nos deja, Sr. Presidente


Café La Granja septiembre 2010

 

Páginas

Subscribe to RSS: Bitácora de maestresala